Consejos para lucir unas piernas perfectas

Las piernas son una de las partes del cuerpo que, sin dudas, que más obsesionan a las mujeres. El concepto de lucirlas ‘perfectas’ implica que estén bien formadas y tonificadas, que no presenten celulitis ni retención de líquidos y que tengan una piel tersa y suave.

piernas-perfectas

Esta obsesión se da porque en las piernas, suelen concentrarse los mayores inconvenientes estéticos que pueden perjudicar la figura. Es por eso que hemos preparado estos consejos para que sepas que cuidados debes tener y así lucir unas piernas perfectas.

Para tener en cuenta

Nunca las cuestiones estéticas deben estar por encima de la salud. Las dietas milagrosas, las rutinas mágicas de ejercicios, así como cosméticos o medicamentos que prometen cambios inmediatos, no existen. Tener unas piernas perfectas requiere de paciencia y seguir una rutina compuesta de diversos consejos que debes mantener con constancia.

Estos son los hábitos que pueden ayudarte a lograr ese objetivo tan anhelado.

Cuida tu alimentación

Este factor es clave. Somos lo que comemos y por lo tanto, una dieta sana y equilibrada. Ésto se verá reflejada en nuestra calidad de vida y en nuestro aspecto. Una alimentación rica en vitaminas, minerales y proteínas, así como baja en grasa y azúcares, ayudando a evitar la retención de líquidos y la aparición de celulitis. Además ayudará a mantener el tono, la calidad muscular y a tener una piel más firme.

No olvides la hidratación

Beber 2 litros de agua al día es fundamental para un correcto funcionamiento del organismo. Cuando el cuerpo está bien hidratado no necesita retener líquidos. Además quienes se hidratan correctamente lucen una piel con un aspecto más radiante, fresco y con una textura suave y tersa.

Realiza ejercicio físico

El entrenamiento es vital para asegurar un buen tono muscular. Así se puede eliminar la retención de líquidos, reducir la celulitis y lucir una piel firme. No hay un entrenamiento específico, puedes apuntarte en un gimnasio, hacer running, cycling, o incluso entrenar en casa. Lo importante es entrenar y hacerlo con frecuencia, al menos 3 veces a la semana.

Utiliza cremas hidratantes y humectantes

La rutina de aplicar cremas específicas para las piernas, principalmente a la noche, ayudan a mantener una piel fresca, suave y menos escamosa. Además al aplicarla, masajeas la piel, lo que favorece la circulación sanguínea que a su vez ayuda a eliminar las toxinas que favorecen la aparición de celulitis.

Exfolia tu piel

Aunque es algo que muchas mujeres pasan por alto, la exfoliación puede ayudarte a presumir de unas piernas perfectas, ya que su acción permite eliminar las células muertas de la piel, los vellos encarnados, mejorar la circulación, así como reducir la celulitis y las estrías, aportando suavidad a la piel. Asegúrate de exfoliar al menos una vez a la semana.

Toma sol

Todos sabemos que el bronceado da una mejor apariencia al cuerpo en general pero en especial a las piernas. Asegúrate de contar con un buen bronceador con protección ante los rayos UV y no excederte en el tiempo de exposición. Únicamente con 15 minutos de frente y 15 minutos de espalda bastan para lograr un bronceado parejo.

Hazte amiga del agua fría

No te voy a decir que te duches con agua fría, pero sí que al menos expongas tus piernas a ella durante unos minutos al finalizar el baño. El agua fría favorece la circulación y previene la aparición de varices y celulitis. Además favorece la recuperación muscular después de una sesión intensa de entrenamiento.

Cuida tu vestimenta

El uso de calzado ajustado y pantalones muy ceñidos impide la correcta circulación sanguínea y favorece la retención de líquido y la aparición de celulitis. La ropa holgada siempre es mejor si hablamos de vestimenta para uso cotidiano.