Cómo encontrar mi estilo

Cómo encontrar mi estilo

Si hay algo sumamente importante para vestir bien, eso es sin duda alguna encontrar un estilo propio. No importa que las tendencias hagan muchas propuestas que no encajan con lo que te gusta, lo que verdaderamente importa es que sepas aprender de ellas para dar forma a algo personal, a una forma de vestir que te defina y con la que te sientas a gusto.

Conseguir algo así parece utópico, pero lo cierto es que existen formas de encontrar un estilo propio y personal para vestir. Es un camino no demasiado largo, pero que requiere mucho de reflexión y, sobre todo, de plantarte frente al espejo tanto en lo físico como en lo psicológico. Sigue y verás.

Cómo encontrar tu estilo personal para vestir

Para dar con el estilo idóneo para ti, lo primero que tienes que hacer es responder a una serie de preguntas. En efecto, se trata de ti y del estilo que quieres llevar, por lo tanto, de la imagen que quieres proyectar. En base a eso, debes responder a un total de cuatro cuestiones y, a partir de ahí, tendrás el camino hecho. ¿Cuáles son las preguntas? Estas:

¿Cómo eres?

Tu personalidad define tanto el tejido como los colores que más casan contigo. Aunque no te lo creas, la ropa y los complementos que lleves no dependen solo de tu estatura, tu color de piel, tu color de pelo y tu línea corporal, también dependen de tu forma de ser, de tu actitud.

Ponte frente al espejo y pregúntate cómo eres, pero trata de responder con sinceridad. Cuando lo tengas claro, estará dando el primer paso para construir tu estilo. Y recuerda que, aunque la personalidad hace mucho, el corte de las prendas depende muchísimo de tu apariencia física.

¿Qué te gusta?

Con esta pregunta, no solo tienes que pensar en tu plato favorito o en tus pasatiempos, debes pensar también en los géneros musicales que más escuchas, el tipo de series que te atraen y todo aquello que, simplemente, te hace disfrutar un poco más de tu día a día.

Definiendo tus gustos en este sentido puedes comenzar a orientarte también en lo referente a colores, formas, tipos de prendas y telas. ¿Te va lo rural? Pues lo tuyo son los cuadros y la tela vaquera. ¿Prefieres algo más urbanita? En ese caso, la ropa deportiva puede ser tu mayor aliada, ¡o incluso los trajes!

¿Qué te queda bien?

Esta es una de las preguntas más difíciles de responder porque, entre otras cosas, necesitas mirarte de la forma más objetiva posible. Debes tener clarísimo en primer lugar cómo es la forma de tu cuerpo y, en base a eso, decidir.

Si tienes unas caderas anchas, quizá no sea buena idea llevar un pantalón extremadamente ceñido. Si son estrechas, es posible que entonces sí, o que incluso una falda con vuelos te ayuda a dibujar una mejor figura. Ten muy en cuenta la forma de tu cuerpo para escoger bien el tipo de prenda, y sobre todo no te obceques en «ocultar» las partes que no te gusten, porque te puedes llevar una sorpresa.

¿Cómo quieres que te vea el mundo?

La última cuestión, aunque quizá no sea precisamente la más importante. ¿Cómo quieres que te vean los demás? Decide si quieres transmitir una imagen más moderna, una más clásica, un corte elegante, algo sport, algo desaliñado… En definitiva, escoge un estilo para ayudarte a definir el tuyo.

Decimos que no es la más importante porque, en el fondo, lo que de verdad importa es que te sientas a gusto con cómo eres y con lo que llevas. Para eso, lo mejor es siempre encontrar lo que más te guste y encaje contigo. A partir de ahí, el resto es mucho más fácil. Te verán como eres, así de simple.

Encontrar un estilo propio puede parecer toda una odisea, pero en el fondo es mucho más simple de lo que aparenta. Responde a estas preguntas, busca referencias por internet y mira qué tendencias se llevan. Así, cogiendo un poco de aquí y de allá y, sobre todo, teniendo muy claras las respuestas a lo que hemos explicado más arriba, acertarás de pleno.